La Politica

Personaje:

-El jefe de gabinete – El Padrino
-La secretaria – Un paisano
-Martin (un miembro del partido) – Ali
En un país del este de Europa, después de la caída del muro de Berlín
Dentro de su oficina de trabajo un joven barbudo. Fuma y mira la pantalla de su ordenador. Llaman a su móvil
-El jefe: Diga! ¡Aquí el gabinete del senador! ¿Que se le ofrece?
– „…”
-El jefe: Si, comprendo. Le invito a que pase por aquí para hablarlo… ¡Si sobre la parcela …que es la tierra que perteneció a su abuelo…¡No, no se dice „in internum” sino „restitutio in integrum”, es latín! Que si… puede. ¡Mejor pase por aquí…un saludo!

Apaga el móvil y de paso el cigarro. Llaman al fijo:

-El jefe: ¡Si! ¡A, buenos días Martin! ¿Quieres venir a verme, viejo?
Que si, que si le digo a la secretaria (la secretaria se sorprende al oírlo).
-La secretara: ¡jefe!
-El jefe:(mirándola con enojo) Dentro de poco vendrá el viejo Martin. Es un amigo. me avisas de inmediato
-La Secretaria: ¡Inmediato!
-El jefe: Bien sur. (al aparato) Ei, viejo, escuchaste?
-„…”
-La Secretaria: ¿I si la gente que está esperando su turno dirá algo?
-El jefe: (rudo) peor si te diré yo algo. (al aparato) ¡Ya está viejo, escuchaste, te estoy esperando! (apaga el teléfono y se dirige a la secretaria): A ver amor! Me quieres hablar de la gente. Pues la gente tiene que aguantarse. El Individuo es otra cosa… se cola. ¡Es exitoso! ¡Tú, lo mismo, tendrás éxito, colaras a Martin sin que la gente murmure!
-La secretaria: Si, pero hace un par de días que hablaba de igualdad, de la oportunidad de todos…
-El jefe: ¡Anda mujer! Ya pasaron algunos días. ¡Que uno no es Dios, cambia Apropósito! Hay que hacer una reunión. Una corta pero eficaz.
-La secretaria: ¿Echamos fuera algún miembro porque tiene su punto de vista sobre la política del partido?
-El jefe: ¡No! Reunión de la Junta.
-La Secretaria: ¡Ay, la Junta! Que se acerca alguna fiesta. ¿O quizás las elecciones?
-El jefe: ¡Mujer!!
-Secretara: ¡Pues si!
-EL jefe: ¿No te parece que te pasas tres pueblos?
-La Secretaria: ¿Con perdón? Convocare la reunión en el día, el mes y el año….
-El jefe: ¡Si! ¡Te quieres meter conmigo! Por lo menos no pareces tonta. ¿¡Pero porque tienes que presumir!?
-La secretaria: ¿Le pongo un café?
-El jefe: A ver (mira su reloj) Si que es la hora del café. ¡Ponme uno bien cargado!
(La secretaria se inclina en busca de las tazas de café que está dentro de un armario. El jefe mira con admiración las piernas de la chica, piernas que apena son tapadas de una minifalda de cuero. La chica le sirve el café). No me desagradara si te tomaras tu también un cafecito, Aunque tú, si bien recuerdo, lo tomas con leche…
-La secretaria: Si, desde luego, y escuchando música. Además, con un amigo al lado…
-El jefe: ¿Y cómo crees que puedo yo poner música? ¿Qué diría el país que todavía está buscando sus verdades (como Diógenes con la vela encendida), el trabajador que casi siempre está en paro, el intelectual que siempre está en contra de algo?
-La secretaria: y los empresarios contratistas del estado … quienes tienen que aportar un dinero en B las reformas de las sedes del partido, alguna reunión…
-El jefe: Caya te la boca… sí le cuento al senador que tienes este espíritu de rebelión… no te libras de paro ni si te metes debajo del colchón del jefe…
-La secretaria: ¿Y quién te dice a ti que no lo hice?
(en este momento un paisano asuma la cabeza por la puerta).
-El paisano: ¡Buenos días señoritos!
-El jefe: ¿Tengo olfato o no? ¿Te he dicho que vendrá algún payes, o no? ¡A las buenas senior mío!
-La secretaria: ¡Eres el Dios de esta oficina, nada más!
-El paisano: ¿Puedo pasar senior?
-El jefe: Hombre ya, dalo por seguro. En este país hay democracia, está entrando quien quiere. Pero mejor que le demos un poco de trabajo a la secretaria para que se siente útil. ¡Así se va a enterar usted de cómo va lo del protocolo qui a este gabinete!
(La chica sale con el paisano. El jefe enciende un cigarrito y se pone en una poza imponente al lado de su escritorio. Llamada en la puerta).
-La secretaria: ¿Me permite introducir al tío este? ¡Que yo tengo que encargarme de toto lo que menea por estos lares!
-El jefe: Si, pero hazlo de acuerdo con el protocolo. Que yo soy no solo jefe de gabinete sino, consejero delegado y miembro de la Junta….
-La secretaria: ¡Cargos y más cargos! ¡Senior jefe, consejero etc. os está buscando un senior consejero rural!
-El jefe: No te diré nada para que no digas que te acoso y de este modo pierdo el respeto de los votantes.
-: La secretaria: ¿De qué respecto está hablando? (lo dice más para sí misma). ¿Puedo invitar el personaje?
-El jefe: Si y rápido para que la gente vea que somos eficaces en nuestro trabajo (le guiña el ojo y sonríe)
-La secretaria: ¡Por favor senior! ¡El senior os está esperando! (Va a ponerle un café al invitado)).
-El paisano: Buenos días senior…quería…que me he enterado de oídos que usted…
-El jefe: ¡Eso chiquita! ¡Dale un café al senior (hacia el paisano) Siéntese por favor y buenos días Le ruego entender que no le puse en vano a pasar por el protocolo! La chica, la secretaria tiene que aprender su oficio que es nueva… y tiene que acostumbrarse …y nosotros con ella… (¡la mira con gusto!)
-El paisano: Si tendrá un poco de tiempo para mí….
-El jefe: Ha oído usted. Le hago un hueco. Estaba trabajando al ordenador…pero dejo el trabajito. Cuente me que le trae a nosotros?
– El paisano: (la chica le sirve el café) Pues…no sé por dónde empezar.
-La secretaria: ¿Por el principio papaíto (dirigiéndose al jefe) Y la reunión?
-El jefe: Es la Junta.
-La secretaria: Tendrá usted alguna sugerencia…
-El jefe: Te daré mi opinión más tarde (fuma y mira un rato a la chica después se torna hacia el paisano) Cuéntame su historia. ¡Le escucho!
-La secretaria: ¡jefe! ¡Le paso con el director!
-El jefe: (toma el teléfono) Diga!… No senior. no tengo nada serio que hacer! Está de visita un viejo, nada más (hacia el paisano: lo siento) … ¡Si, le espero! (apaga el teléfono .Al paisano) Que estaba contando?
-El paisano: Pues …tengo un problema (entra la chica)
-La secretaria: Tiene otra llamada
-El jefe: (salta de nuevo el aparato) … ¡No senior secretario! Podemos quedar más tarde.
Usted dirá cuando y donde. -Vengo sin falta!… (apaga el aparato y pregunta al paisano) que contaba usted?!
-El paisano: Sabe usted, el terreno.
-El jefe: Pude ser más rápido…
-El paisano: Si l le decía que el terreno…
-El jefe: ¡Quieto! A ver…
-El paisano: Les digo… El alcalde…
-El jefe: La historia…
-El paisano: Senior, aquí es aquí, que no es ninguna historia. ¡Tampoco algún poema…!
-El jefe: ¿Hay que avisar a la policía… Puedo ayudarle en algo? (lo mira sonriendo) ¿Perdone, pero que es lo que quiere?
-El paisano: Senior consejero … no me retrocede el terreno…
-El jefe: ¿El alcalde?
-La secretaria: (entra) En cinco minutos tiene usted una reunión…
-El jefe: ¡Gracias, lo sé! (hacia el paisano) A, el alcalde le quiere engañar. Esta compinchado con el notario y por tanto el terreno…
-El paisano: Algo así, pero……
-El jefe: ¡Oiga usted! ¿De qué pueblo estamos hablando?
-El paisano: (amargado) El Buey!
-El jefe! ¡Mira! Té prometo… que pasare a verte. ¡Esta todo entendido! Te voy a solventar el problema. ¿Algunos miembros del partido?…
-El paisano: Pues, no lo creo… Pero voy a afiliarme yo…
-El jefe: (sonríe largo) Pues, porque no lo has dicho desde el principio…
-El paisano: Que mi padre ha sido… Pero yo no… Pero estoy del lado de los nuestros…
-El jefe: ¿Cuáles?
-El paisano: pues la oposición… ¿Estos de arriba… Cuales no serán de los nuestros?
-El jefe: ¡Vale! Organiza un grupo de apoyo… has algo… que me implico yo en resolver tu problema…
-El paisano: Quizás puede usted hacer algo para Pedro, mi hermano. El no quiso venir. ¡Es más miedoso!
-El jefe: ¡Resolveré a todos! ¡Vamos a trabajar juntos, para el partido, para la patria!
– El paisano: Eso jefe. Tiene usted que venir.
-El jefe: ¡No os dejare!
-El paisano: Usted sabrá mejor arreglar las cosas…
-La secretaria: jefe no se puede esperar más.
-El jefe: Como pasa el tiempo…
-El paisano: ¡Eh! Pasa el tiempo… Yo me retiro…
-La secretaria: jefe usted también tiene que ir.
-El paisano: ¡Buenos días!
-La secretaria: ¡Adiós!
-El jefe: ¡Y manos a la obra! Van constituyendo un grupo de apoyo. Yo voy a las bautizarles. Y resolveré vuestros problemas. Pero cuando voy a venir tienes que tener algo preparado. ¡Que vengo como huésped!
-El paisano: ¡Hombre, esto no se habla! Sera bien. Ya me marcho…

-La secretaria: Jefe le está llamando Ali…
-El jefe: ¿Hola Ali? Espera un poco que pongo la grabadora, que me gusta escucharte por las noches como hablas tu mi idioma. Después duermo mejor… ¿A, te pasas tu por aquí? pue ven, té preparare algo mui bonito. (hacia la secretaria) Siéntate y apunta:
1.La reunión de mañana a las 10
2.Tema: La situación dentro del partido
3 el apoyo al candidato que va a luchar por nuestra bandera
4.Aqui hay la lista para la convocatoria. Y ahora vas a la tienda de juguetes y compras cualquier cosa que hace ruido. Ha recibir a Ali como se merece!
(Vuelve el paisano y con el viene también Martin)
-El jefe: ¡Siéntense por favor, por lo menos ahora cuando todavía haya asientos!
—El Viejo Martin: Tengo entendido que el carbón que hemos echado del partido con patadas en el culo anda por la capital, donde los jefes, para obtener la bendición y volver como jefe.
-El paisano: Y yo he vuelto por la misma razón. La gente está contando…

-La secretaria: (entra) jefe! ¿Se entero usted? Dicen por aquí…
-El jefe: ¿Que les pasa? ¿Estáis locos? Ya no tienen confianza Mira, es que desde dentro te sorprenden mejor… Pero el mido es mucho más peligroso…
-El paisano: ¿¡Y si es así!?
-La secretaria: Que mucha gente…
-El Viejo Martin: ¡jefe! A mí me huele a podrido.
-El jefe: ¡Vale, venga! Os aseguro que luchare hasta la última…
-El Viejo Martin: gota…
-La secretaria: de sangre…
– El jefe: ¡Quietos parados! No os adelantáis. Gota de energía, para la estabilidad… . oportunidad…
-La secretaria: ¡Ya no sabes que creer! (sale) (El jefe): Que cobardes, que gente miedosa
-El Viejo Martin: Ya veremos…
-El paisano: Ya veremos…
(Ruidos, explosiones de petardos. El Viejo Martin y el paisano se levantan asustados)
-El jefe (¡se ríe!): ¡Quietos, viene Ali! Esto es lo que le hemos preparado como recibimiento. Doy por seguro que él se asustó también. ¡Bueno, yo mismo estoy un poco asustado, porque me olvide del asunto…!
Escena ll
(Entra la secretaria)

-La secretaria Conforme con el guion tengo que presentar a Ali: ¡Pues bien, aquí esta, llego! ¡El senior Ali!
-El jefe: Vale guapa, pero se hiso demasiado ruido y yo soy pacifista. Todo lo que yo quiero en este mundo es paz y amistad entre los hijos de dios entre hermanos de cualquier religión y rasa. ¡Tengo que recibir en paz a mi hermano el turco!
(El paisano y el Viejo Martin se muestran todavía asustados)
-El jefe: ¿qué le vamos a hacer? Olvide especificar la amplitud… ¡Pero vamos, que Ali se merece una puesta en escena bien bonita!

-Ali: ¡Salam alecum, jefe! Bon día! Pero sé que sé que se dispara a tope por aquí.
(Ali tiene anillos en todos los dedos)
-El jefe: ¡Buenos días Ali! Escucha Ali, para no ser grosero acepte recibirte en la oficina. ¿Pues no dejamos claro que no hay que pasar por la oficina? ¿Si te ve algún reportero, té pregunta algo y tú le cuentas algo incontable? ¡Si te mata alguien, que tu solo viste como se dispara aquí!
– (Los dos, el paisano y el Viejo Martin): Vamos jefe! ¡No es para tanto! Por Dios, estas espantando la gente… Da igual que este es turco… y.…se merece…
-El jefe: ¡Oigan, la boca chica y si no, adiós! ¿Quién os ha otorgado el derecho de comentar mis actos?
-Los dos: Pues, jefe, en la democracia…
-Ali: ¿Democracia? … Democracia…
-El jefe: ¿Que democracia? ¿Cuándo yo tengo trabajo no es democracia… es trabajo… Entendido? ¡Y ahora silencio! (hacia Ali) ¡Vamos hombre, Ali, que es lo que te pasa!
-Ali: Una cosa mui pesada. ¡Mui pesada! Problem Ali. Ali no sabía qué hacer, de otro modo no molestar el jefe!
-El Viejo Martin: Ya sabía yo que estos turcos no comprenden nada. ¡Pero fíjate que han vuelto!
-El paisano: Si no los hemos machacado cuando se podía…. ¡No tenía que salvarse ninguno!
-El jefe: ¿Oiga Martin, has me un favor y marchaos un rato, que tengo trabajo, no estoy para bromas (los dos salen) Dime Ali? ¡Que estos dos tienen razón, no sé cómo os has arreglado para volver!
-Ali: No broma jefe. ¿Como yo pagar un transporte entero? ¿El jefe de la aduana se ha vuelto loco? El jefe de aduana:” abre la puerta del camión”, yo digo que no ,el de la aduana :”entonces hay que pagar”, yo le digo que se equivoca, el de la aduana „hay que pagar”, Ali „que no”…!
-El jefe: ¿Y?
-Ali: ¡Follón! Ali no tenía chocolatinas sino tabaco…
-El jefe: ¿Tu estas mal de la cabeza? ¿No te he dicho llamarme primero a mí y luego entrar en la aduana?
-Ali: ¡Lo siento jefe! Ali tubo mucho trabajo y olvidar. ¿Qué se puede hacer?
-El jefe: ¡A ver! (llama un número de teléfono) ¿Buenos días, aduana? ¡Con el jefe, por favor! ¡Si buenos días jefe! Tengo un amigo que me trae alguna cósica…
-„…”
-El jefe: No, no un camión de 20 toneladas No jefe… ya sé. Pero lleva chocolate… bueno, algo de tabaco también…
-„…”
-El jefe: No.…ya pondré yo de mi parte… Sabe, voy a hablarle al senador de su buena voluntad. ¡Les mantendremos como jefe de aduana sin duda! Y si es un camión, pero a cuantos han pasado hasta ahora.
-„…”
-El jefe: No senior, pero esta es la marca que le gusta a mi mujer…
-„…”
-El jefe: ¡No tiene usted razón! No es solo tabaco, hay también chocolate para mi mujer. ¡Si así lo ha querido ella…un camión! Que pasa tengo que dar cuenta a un simple agente de aduana, que yo-perdón, usted- le he dado el puesto de trabajo. Bueno, adiós senior y nos veremos pronto. ¡Un abrazo! (llama a otro número. Hacia Ali) Hay que hacer otra llamada. Que así están las cosas en este país. ¡En vez de entendimiento mutuo, cuada cual con su juguete nos estamos cazando unos a los otros!
(Entran los dos de antes y también la secretaria)
-La secretaria: ¡jefe, estos dos ya no se quedan quietos! Y yo tanta fuerza para pararles los pies no tengo …
-El jefe: ¡Déjalos Que más da! ¡Oye Ali, no es tan sencillo!
-El paisano: ¿Y este amigo suyo, el turco, tiene que recuperar tierra también?
-El jefe: ¡No, qué va! “Nosotros no vendemos la patria”!!!… ¡Es otra cosa… pero siéntate y dame un respiro que me vuelvo loco! Yo os he recibido de buena fe…un poco de paciencia, por favor que este turco está metido en un buen lio…
-Ali: ¡Vamos jefe, tienes que llamar!
-El jefe: ¡Estoy intentando, pero no contesta!
-Ali: ¡vamos que se derrite el chocolate!
-El paisano: ¿Legumbre no podías traer?
-El Viejo Martin: ¡Déjalo amigo, que tiene prisa! Cada uno…
-El jefe: ¡Bravo Martin! Así es. Cada uno con sus problemas. (contestan al teléfono): Buenos días
-„…”
-El jefe: ¡Con el director general de la aduana, por favor… Oiga! ¡jefe! Soy el jefe de gabinete del senador. Tenemos un problema. Por Dios no sé yo como no podemos solventar este pequeño desencuentro. Es Ali senior, un primo lejano de mi mujer esta, está tratando de traer una caretilla de chocolate…
-„…”
-El jefe: ¿Y este turco es el único que se dedica a estraperlo? ¡Pues, quizás no se trata solo de una caretilla sino de un camioncito! Venga hombre que se me esta aburriendo el almacén y no tengo nada que vender. ¡Me muero de ganas de chocolate…y mi mujer lo mismo! ¿Qué quieres? ¿Meterme en paro? Gracias…Si que le diré al jefe que usted se está comportando. ¡Un abrazo…¡Eso, los amigos cerca! ¡Ya le diré yo a Ali que esta todo arreglado!

-El jefe: ¡Bueno Ali, ya está! Ahora corre, te están esperando en la aduana …
(Ali sale y entra la secretaria)
-La secretaria: A llegado el padrino. (el padrino entra y saluda)
-El jefe: Buenos días padrino, siéntate y espera un rato. ¡Tengo que despedir a estos dos amigos, Grandes hombres! (se dirige hacia los dos): Hermanos, los pedidos por escrito. Y os llamo yo cuando todo está resuelto. Bueno, Martin nos mantendremos en contacto. . Ahora no puedo más, estoy cansado… tengo al padrino de mi boda de visita, luego tengo que ver al profe de mate de mi hijo… Ya no tengo tiempo para nada…
Los dos salen musitando.
-El jefe:( al paisano) Manos a la obra!
-El paisano: ¡Si, si! (sale musitando)
-El jefe: Martin. No olvides, llámame. ¡Encontraremos un día para charlar… Adiós!
-El viejo Martin: ¡Bueno chaval! No sé qué más decir. ¡Otra vez vine para nada! ¡Adiós!
(Desde sala se oyen ruidos, petardos. Entra la secretaria): jefe, despedí los huéspedes…
-El jefe: Zafarrancho ¡Eso es, no otra! ¿La reunión está convocada?
-La secretaria: ¡Si! Algunos opinan que son elecciones, que quieren quitar del medio al senador…
-El padrino: ¡Se está comentando! ¿Está que arde, me explico?
-El Viejo Martin (de vuelta): Olvide decirte que quieren deponer al senador! ¡Se esta comentando que es una reunión urgente!
-El jefe: No es ninguna…
-El Viejo Martin: ¡Tenga cuidado…Mas no te digo… Salud!
-¡El padrino o mismo opino, tenemos tener cuidado!…
-El jefe: ¡Ya veremos!… ¡Pero es zafarrancho, como os digo!
-La secretaria: Hay que informar al senador.
-El jefe: Tenemos que preparar bien la reunión y todo saldrá a mares de bien. No tengo dudas. ¡No es el final del mundo, es una simple reunión, leche! (hacia el padrino) Tomas un trago?
-El padrino: ¡Si, un coñac!

-La secretaria: ¿Los séniores toman el coñac a palo seco o quieren algo más? ¿Agua…zumo?
-¡El padrino:(mirando de reojo a la chica) Hombre, eres grande! ¡Tienes aquí un tesoro! ¿Té lo quieres quedar solo para ti?
-El jefe: ¡Para el carro!
-El padrino: ¡Déjame, que olvidé por que vine!
-El jefe: (bebe) ¿Y dime, querías algo o estas vagando por la ciudad?
-El padrino: (bebe) Tu dime si estas enrollado con esta o me puedo enrollar yo?
-El jefe: ¿Anda, déjate de tonterías, que no viniste para esto, no es así? ¡Escuche yo una historia estos días!
-El padrino: (gruñendo) Así es! (bebe y se llena de nuevo el vaso))
-El jefe: ¡Venga, dispara! ¡A esta oficina nadie entra si está libre de pecados!
-El padrino: ¡Lo sé, l o se! ¡Por esto vino! Pero esta vez es algo tan grande….
-El jefe: ¡Si, que me lo imagino…No importa…lo que importa es que eres de los nuestros!
Segundo acto

La misma oficina. El jefe de gabinete está estudiando un dosier. Entran la secretaria y el padrino.
-El padrino: ¡Escúchame a mí, esta chica es oro!
-El jefe: El oro es carísimo hoy en día …
-La secretaria: Basta de cachondeo. ¡La mujer es la fuerza que mueve este mundo! ¡Cuidad vuestras lenguas por favor!
-El jefe: ¡Oye, de cachondeo nada! Que, si tu no estabas presente en esta reunión de mierda, con perdón…se iría todo al traste. ¿A ti que te ha parecido, el director de la esta nuestra prefectura? Un poco chulo, ¿no?
-Secretara: Lo mismo de idiota como el mismo Prefecto
-El padrino: ¡Además de ladrones, corruptos de mierda, pero somos nosotros quienes les dimos el visto bueno para los encargos de los que gozan ahora!
-El jefe: ¡Fue el senador quien tuvo la última palabra en los nombramientos y por lo tanto no puedes hablar mal de ellos!
-El padrino: ¿No lo estoy diciendo yo sino la gente?
-El jefe: Subes la ventana del coche y no vas a escuchar ni a los detractores ni a los seguidores. ¡Tan sencillo!
-El padrino: ¿Y si no tienes coche?
-El jefe. ¡Compras uno! ¡Buscas el modo de conseguir uno, pero que no sea Ferrari que ofendes y entonces la más-media te machaca!
-El padrino: Dacia es un coche bastante popular. ¡Se puede decir que es el ideal del pueblo!
-El jefe: ¡Anda, ¡Padrino, hombre! ¿Te has vuelto loco? ¡Mírate bien, empiezas a parecerte al nuestro Prefecto! (Recuerda algo y se pone las manos en la cabeza). Por Dios, y el senador…
-La secretaria… ¿Él dice y hace todo muy bien, no te está claro?
-El padrino: ¿Porque lo nombro en este cargo?
-La secretaria: Como puedes saber cómo trabaja uno si no le das tiempo. ¡Pero sí que el senior Prefecto tiene que decir con qué dinero se compró el Ferrari!
-El jefe: No se lo ha comprado. ¡Ha sido un regalo!
-El padrino: ¿Y te parece normal? Yo si lo pienso…Hay que echarlos a los dos, al Prefecto y al director de la Prefectura
-La secretaria: ¡Eso! ¡Fuera los dos!
-El jefe: ¡No que estáis locos! Otra cosa no puedo decir.
-El padrino: ¿Como que locos? ¡Acaso no es verdad!
-El jefe: ¡Desde mi punto de vista „la verdad” es lo que piensa el senador que es „la verdad”! Déjalo estar Sabrá el senador que es que hay que hacer. ¿Oye, tu, guapa que te parece si nos sirves un café? (La chica pone tres cafés y tres vasos de coñac)
-El padrino: Lo siento por el senador…
-El jefe: Bueno, que va a ser será. Pero yo creo que se va a arreglar. De momento hay críticas, pero pasara. Luego…
-La secretaria: Hay que esperar un poquito, es verdad.
-El jefe: ¿sabes que es lo bueno de todo esto?
-El padrino: No sé. ¿De verdad haz algo bueno?
-La secretaria: Este estúpido de director de la Prefectura no me ha quitado ojo de encima…
-El padrino: ¿Que estás diciendo?
-El jefe: ¿No lo viste? ¡No tiene perdón de Dios…Está casada…tiene 3 hijos!
-El padrino (sonríe): ¿Y que, el senador no tiene hijos? ¿Qué me estas contando?
-El jefe: ¿Seamos justos, hay alguna queja de que el senador esta engañado a su mujer?
-El padrino: ¿Qué mujer, que está divorciado?
-El jefe: ¡Eso digo!

-El padrino: ¡Di que sí!
-El jefe: Todo ha sido en vano. ¡Los hemos apoyado, hemos trabajado para ellos para que al final critiquen al senador!
-La secretaria: ¿Y el director, se le caía la baba solo con mirarme?…
-El jefe: A no olvidarse Ese es acoso Tenemos que contarle al senador Qu él es un hombre que lucha por el honor de sus súbditos. ¡Mira tú, el maricon! ¡No está satisfecho solo con el puesto, quiere también tener las secretarias!
-El padrino(eufórico): ¡Así me gusta, que haya follón! ¡Yo en estos casos soy campeón…Pero a lo mejor me dais cobijo vosotros…!
-El jefe: Yo soy el ángel de la guarda para los míos, yo y solo yo. Hay que tenerlo en cuenta. ¡Pero hay algo que me da pavor!
– La secretaria: ¿Qué?
-El padrino: ¿Qué?
– El jefe: De VIH. ¡Es un síndrome acojonante!…
-El padrino: ¡A ver! Que quieres decir con esto que ya no … Esto es una tontería. Si eres mujeriego de nacimiento…
-El jefe: ¡Tanto como mujeriego, no!
-El padrino: A mí lo que la gente piensa de mi me importa un pepino. ¡Tú ya me conoces!

-La secretaria: ¿Lo conoces?
-El jefe: ¡Es posible! De cualquier modo, mejor que a otros. Es un tío cojonudo. Cambiando de tema, han visto como cambio la cara del senador. ¡De rojo a blanco y de vuelta!

-La secretaria: Menos mal que no maldice
-El jefe: No puede, es de una familia de maestros. Pero se ve que un poco teme el imprevisto.
-El padrino: ¿Y quién no? Yo me alegro de que nosotros hemos sabido mantener el tipo.
-La secretaria: Solo cuando se ha sacado el tema de Ali…
-El jefe: ¿Qué pasa con Ali? Aunque se mentaba el episodio „aduana” yo lo avía contado. ¡Trajo un camioncito con tabaco, para tomarme algún que otro pitillo, para pasar el rato! Y también a no perder un tiempo precioso con idas y venidas al Kiosco para comprar cigarrillos. ¡Un amigo de verdad! Y ama a mi mujer un montón, trajo para ella chocolate del bueno. ¿En que traer todo esto?
-El padrino: Pues en algo de menor tamaño. En su coche…
-La secretaria: ¡Si, pero los de aduana me parece que se han pasado siete mares!
-El jefe: ¿Bravo, así se habla? El senador también ha comprendido. Al final yo soy valioso para él y para vosotros.
-El padrino: ¡Ay, pobrecito de ti!
-El jefe: En lo que concierne a Ali…
-La secretaria: Ah, Ali… ¡El es un bombón! ¡Si no tenía nada que hacer me lo había camelado!
-El jefe: ¿Y tu marido lo sabe? ¿O se lo tengo que decir yo mismo? ¡Como entre amigos!
-El padrino: Hombre, yo sabía que tienes una personalidad muy acentuada pero no puedes jugar con nuestras vidas.
-La secretaria: ¡Lo mismo opino!

-El jefe: ¡O, sí que puedo! No me ponéis a prueba…
-El padrino: ¿Estamos bromeando Que te pasa? ¡Si te sienta mal el coñac, cambia de licor!
-La secretaria: Y si fueras el senador…pero…
-El jefe: ¡Os pido paz!
-La secretaria: Nosotros podemos entender tu posición. Nosotros comparados con ti somos nada.
Entra Ali
-El padrino: ¡Mira quien llega!
-La secretaria: ¡Ali! (lo besa) Que bien que has venido! Te extrañaba. Y no solamente yo, el jefe de gabinete también.
-El jefe: ¡Yo soy gente normal y corriente, no te extrañaba nada, pero si viniste es por algo!
-Ali: Problem. Problem. ¡Yo negocios quero hacer – vendí el trigo también y ahora el senador y el prefecto están tranquilos!
-El jefe: ¿Y yo que?
-Ali: ¡Tu buen amigo eres!
-El jefe: Déjate de melindres. ¡Yo quiero dinero contante y sonante!
– Ali: ¡Hai que tener paciencia! (le agarra el brazo al jefe de gabinete) Ali muy preocupado!
-El jefe: ¿Pero por qué?
-Ali: Con el banco. Si no vamos a hacer la transferencia pronto… el peligro de que nos descubren……
-El jefe: Serás tonto. ¡El senador quiere hacer la transferencia, pero quiere que el dinero sea bien invertido!
-Ali: ¡Hay que darse prisa!
-El padrino: (habla un poco rudo) Escucha Ali! ¿Si el senador mete los millones de dólares…no van a gritar todos?
-El jefe: ¡Padrino, y tu bonita, dejadme solo con Ali un ratico! (los dos salen nerviosos) ¡No marcháis lejos, en seguida os llamo de vuelta!
-Ali: La empresa está en un paraíso fiscal, así que…
-El jefe: Voy a llamar al senador. Espera quieto… (marca un número de teléfono, espera, habla) Buenos días excelencia. Me esta Ali comentando que todo está preparado, falta solo su vista buena. ¡Hombre excelencia! Pero yo soy una tumba…Si le escucho…está todo muy pero que muy…Si senior, me alegro mucho. Hasta luego (apaga el teléfono y grita llamando a la secretaria y el padrino) Padrino, venid. ¡El negocio del siglo está a punto de demarrar! ¡Tú, guapa, llena las copas que hay que celebrar, pronto seremos ricos!
-La secretaria: ¡En seguida jefe! (Llena las copas)
-El jefe: Hay que robar todo el país para que seamos capitalistas. En cuanto tú te vuelves capitalista toda la sociedad se vuelve contigo.
-El padrino: ¡Está robando el notario, está robando el alcalde y además el párroco!

-Ali: ¡Oigan séniores, mejor sin ruido que Alla es el único Dios y Mohamed su profeta! Yo digo que a ustedes le será mejor en el seno del islam.
– El jefe: ¡Para! Nosotros, como buenos cristianos estamos tomando alcohol. Y tu también. ¿Qué dirá el profeta? ¡Déjame pensar si me paso al islam o no!
-El padrino: ¡No lo hagas!
-La secretaria: ¡No lo hagas!
-El jefe: ¡No lo hago! ¡Pon otra ronda!
-El padrino: Hay que llamar al párroco. ¡Necesitamos una misa!
-El jefe: ¡Tú tienes miedo al diablo! ¡Ostia puta, no te tenía por un cobarde! (Alguien llama a la puerta. La secretaria abre y entra el Viejo Martin.
-El Viejo Martin: ¡Buenos días! ¡Que les pasa, los veo un poco achispados!
-El jefe: Estamos pasando momentos difíciles. Siéntate y tomate un vaso de coñac con nosotros que yo sé que votaras con nosotros.
-El Viejo Martin: ¡Por los nuestros, sin duda!
-El padrino: ¿Ya son elecciones?
-Ali: ¿Alboroto? ¡No me lo creo!
-El jefe: ¡El turco es más perspicaz que ti! Falta un montón hasta las elecciones. „Años nos separa de tristezas”!
-La secretaria: ¡El jefe es poeta! ¡Un verdadero artista!

-El Viejo Martin: ¡Bella mujer la secretaria! ¡Cuidado para que no nos la robe el turco!
-El jefe: Quédate tranquilo, no la va a robar. ¡Está el padrino para no dejar que esta ocurra!
-Ali: ¡No tenéis miedo, nada de robos, de todos modos, yo voy!
-El jefe: ¡Adiós Ali, nos llamamos!
-Ali: ¡Llamar, llamar! ¡Ahora Ali mucho más tranquilo! (saluda y sale)
-La secretaria: ¡Volverá!
-El jefe: ¡Que …nostálgica eres! Seguro que volverá. El negocio no le pertenece, es solo nuestro representante. ¿Como no va a volver? Quizás te vas tu a Turquía.
-El padrino: ¡Venga, deja la chica en paz!
-El Viejo Martin: Hombre de Dios, estos se nos llevan todas las mujeres. ¡Esta de miedo! ¡Y van ellas, además con mucho gusto!
-El padrino: Demasiada libertad. ¡Democracia, fui…! No suena nada bien…No haya reglas, no haya orden…nada. ¡Haces lo que te dan las ganas y no sabes que ganas tienes!
-El jefe: ¡Estate quieto, ni tienes que saberlo, para ti estoy yo pensando!
-La secretaria: ¡Super! ¿Y para los otros?
-El jefe: ¡El senador que el tiene los negocios más grandes!
-La secretaria El Viejo Martin no tiene problemas. A su edad…:
-El Viejo Martin: ¡Sobre la vejes en otro guion! ¡Yo me comportado con vosotros! ¡Además, odio la muerte así que no como para vivir sino para sobrevivir! ¡Y no soy mentiroso, que carajo! (se toma un gran trago de bebida) Ala…!
-La secretaria: Hay que hacer algo. Los otros se han hecho de oro, en cambio los nuestros…
-El padrino: Ya es nuestro turno. ¿Té piensas que es poca cosa?
-El jefe: ¡No pensáis mal, pero para nosotros no es tan fácil! Estamos haciendo compromisos, pero tenemos que tener en cuenta a los contrincantes….
-El Viejo Martin: ¿Vosotros no miráis a donde pisas?
-El padrino: ¡Claro que miramos!
-El jefe Si que estamos muy pendientes de los otros pero, nunca se sabe!
-La secretaria: Sin embargo, no nos dejemos amilanar. Yo…
-El padrino: Tu…
-El jefe: Tu…
-El Viejo Martin: ¿Tu?
-El jefe: ¡Martin, por Dios! ¡Para ti no creo yo que sea fácil recordar…!
-El padrino: (visible tocado de alcohol): Quienes sois vosotros, animales, manojo…
-La secretaria(riendo): El padrino nos da una representación es maravilloso. hay que sacarle una foto, o varias…
-El padrino: ¡Camaradas!
-El jefe: ¡Te lo he dicho, soy tu ángel de la guarda!
-El Viejo Martin: ¡Ponme otra copa y te doy un beso efe!
-El jefe: ¡Ponte lo que quieres! Coincidencia o no hoy es también mi cumpleaños. Y no falta mucho para el día de la patria. ¡Nuestra patria querida!
-El Viejo Martin: ¡Nuestra queridísima patria! Feliz cumpleaños. ¡Qué orgulloso me siento! Votantes, ya tendrás noticias mías. ¡Mientras tiempo a beber!

-El padrino: ¿qué les parece si llamo a la madrina que venga?
-La secretaria: ¿Te enrollas con desconocidas de nuevo? Pensaba que yo ,y solo yo era tu amor!
-El jefe: Querido padrino, deja a la madrina. Ella tendrá derecho para cuidar del hogar, de los niños. Que pinta ella entre nosotros. ¡Mas aun cuando están chicas como está presente!
-El Viejo Martin: ¡En la casa de este no canta el gallo!
-El jefe: En ninguna casa…Pero cada uno a su bola!
-La secretaria: A mí me dijo un pajarito que el senador está con nosotros y el senior prefecto también.
-El padrino: ¡qué dices! Yo solo veo al jefe de gabinete.
-El jefe: No pasa nada padrino. Si quieren pueden venir ellos también. ¡Quién soy yo para impedirles a ellos!
-El Viejo Martin: (Cantando. ¡Malísimo!) Una paloma blanca….
-El Padrino (sin tener en cuenta a Martin): Senior jefe de gabinete, a lo mejor no haces tanto ruido para no enterarse la media. ¡Que ahora haya libertad de expresión! ¡La censura …milagro…a desaparecido!
-El jefe: ¿De qué media me hablas? ¡¿Esta que sin un censor no sabe salir a flote sin tener un „¡¿Padrino” y no me refiero a ti?! No les tengo miedo a estos desgraciados.
-La secretaria: ¡Querido jefe, dejemos de hablar de hablar de los de arriba, nosotros podemos ejercitar con los de abajo! ¡Tenemos un montón de miembros y simpatizantes debajo de nosotros con quienes podemos jugar!
-El Viejo Martin: Y como dijo el senior senador se están acercando las elecciones y nosotros tenemos que estar alerta.
-La secretaria: ¡A limpiar el patio!
-El jefe: Lo hemos hablado, que ha sido una reunión larga. ¡Vamos a detener algunos alcaldes de la oposición para meterle el miedo en el cuerpo!
-La secretaria: ¡Vamos a nombrar nosotros los miembros de las mesas electorales y luego gritemos que hemos sido robados por la oposición!
-El Viejo Martin: ¡Los pensionarios gritaran sus desacuerdos con la oposición!
-La secretaria: Normal. La oposición tiene toda la culpa….
-El jefe: Luego comentamos la mala gestión económica de los antecesores Apuntamos con el dedo el anterior gobierno….
-El padrino: Claro. ¡Es que no vamos a apuntar al senador, que él es el que puso en la calle y la mujer de la limpieza!
-El Viejo Martin: A ver, no iba a poner en la calle la secretaria…que hemos visto todos que dotes tiene, por Dios,
-La secretaria: ¡Oiga senior, a la orden…que apuntas lejos! ¿Qué son estas” criticas”?
-El jefe: Espera bombón que no se trata de ti sino de la secretaria particular del senador, cual ha sido la secretaria del anterior senador…desde antes de las elecciones.
-El padrino: ¡Hombre, pero que mujer! ¡Té vuelve loco con mirarles las piernas y si te mira te hechiza!
-El jefe(riendo): Ay que ver padrino como te pones cuando la madrina está ausente. ¡Pero cuidado que si se entera lo del Bobit el americano será nada!
-La secretaria: Que miedo tenéis a las mujeres.
-El jefe: No, no es miedo…
-El padrino: Nosotros respetamos a nuestras mujeres.
-El Viejo Martin: ¡Nosotros también!
-El padrino: ¡Ellas son las que no nos dejan errar!
-El jefe: ¡Hay que prepararse bien para recibir la secretaria particular del senador y su chofer!
-La secretaria: ¿Y este el chofer es alguna personalidad también?
-El padrino: Todos somos personalidades. ¡Tú que te crees, que había podido estar al volante del coche del senador sin serlo!
-La secretaria: ¿Sin ser qué? ¡Espía! ¡Anda vete a cantar a otra mesa y déjame en paz con tu inteligencia!
-El jefe: ¡Vamos niños, no discutáis! No es un día querquera. (Entra el paisano con una gorra en mano).
-El paisano: ¿Esta el senior senador
-El jefe: ¿Tu qué es lo que quieres? ¿No te das cuenta en que mundo vives? ¿Entonces que se te perdió por aquí?
-La secretaria: y hueles a.…paisano.
-El padrino: ¿Paisano? ¡Peón tonto de remate!
-La secretaria: ¡Pero qué peón tonto! ¡Me da nausea! ¡Me da ganas de ponerle una soga al cuello!
-El padrino. ¡Un idiota! ¡No vota, pero viene a menudo a soltar sandeces! Y nosotros tenemos que escucharlo…
-El paisano: Yo no quise…
-El padrino: ¡Y si va a votar vota al revés! Lo estamos viendo desde hace años.
-El Viejo Martin: (grita)Policía! ¡Llamad la policía, que solo ellos pueden… a nosotros nos viene grande!
-El jefe: ¡Séniores! (acercándose al paisano). Ecce homo! O mejor dicho el ELECTOR. Aparenta a un paisano, pero es un VOTANTE nada menos. Que es inteligente, o no, da igual. ¡Su voto es igualísimo al de Einstein!
-El paisano: ¡Yo solo quiero saber si el senior senador pasara por la oficina, que tengo un asunto pendiente con e!
-La secretaria: ¿Qué asunto? Deja una solicitud…
-El paisano: Pero a nosotros nos dijo que podemos ir buscándolo en persona ,que para nosotros estará siempre.
-El jefe: ¿Tu eres jefe local del partido?
-El paisano: No, pero como hemos dicho en el primer acto de esta obra yo puse manos a la obra, hablé con algunos y el senador se comprometió a venir al „bautizo”
-El jefe: Yo fui el que me comprometí. El senior senador está ocupado…
-El padrino: ¡Ocupadísimo!
-El paisano: ¿Usted o el senador da lo mismo, yo quiero saber si vais a venir o qué?
-La secretaria: ¡Qué manera de hablarle al jefe de gabinete!
-El padrino: ¡qué falta de protocolo!
-El Viejo Martin: ¡Por Dios, estos son como los perros callejeros!
-El jefe: ¡Séniores, por favor dejad de espantar a mis electores! El senador quiere que cuidemos de el(hacia el paisano) Papaíto, quédate tranquilo que no os vamos a dejar .Estaremos al vuestro lado siempre, para ayudar ,por supuesto!
-El paisano: Pero yo quiero hablar con el senior senador.
-El jefe: Todavía no puede ser. De momento yo soy su substituto. Dime a mi todo lo que hay, que por esto …
-El paisano: Sabe, yo no sé correctamente como decir: ¿estoy o soy?
-La secretaria: ¡Anda con el payes, Doctor en Letras! Que profundo. ¿No quieres que preguntemos en la Facultad de Filosofía? ¿O mejor preguntemos en el Parlamento?
-El padrino: ¡Hombre, fenómeno!
-El jefe: Os ruego, mantener el tipo.
-El Viejo Martin: Hi, hi, pero de qué tipo me estás hablando si estos no saben ni todas las letras del alfabeto y vienen con cosas que les vienen grandes hasta a algunos escritores. Se están pensando que el mundo empieza con ellos.
-El paisano: Si estaría el senior senador…
-La secretaria: Te daría una patada en el culo. El jefe de gabinete es muy blando, tenía que sacarte dos muelas por lo menos…
-El jefe: ¡Oigan, os pido paz!
-El Viejo Martin: Eso es, no hay que meterte con un tonto…
-La secretaria: ¿Tienes miedo Martin?
– El Viejo Martin: ¡No quiero confundir el culo con las témporas! Aquí hay gato encerrado.
-La secretaria: ¿Que gato y que niño muerto? ¡Esto está que trina!
-El paisano: ¡Para nosotros a idear algo es sencillo, todo es saber que hay que idear!
-La secretaria: ¿Que tenéis vosotros que idear, imbéciles? ¿Os hemos dado terrenos, os hemos facilitado créditos bancarios…?
-El padrino: Tiene razón la chica. As recibido un montón de facilidades. ¿Qué es lo que pretendéis demás?
-El paisano: Pues si puede ser queremos hablar con el senior senador
-La secretaria: ¿Con quién quieres hablar? ¿Para decirle que?
-El padrino: ¿Qué?
-El Viejo Martin: Que sois vosotros, o mejor dicho, que pensáis vosotros que sois ?No sois nada. Nada…
-El jefe: ¡Vamos que no quiero ningún lio!
-El paisano: Solicito ver al senior senador.
-El jefe: Habla conmigo. ¡Yo soy como si fuera el senador!
-El padrino: ¡Mas!
-El Viejo Martin: El futuro…
-La secretaria: ¡Y, bien pensado, el presente!
-El jefe: ¡Bravo! ¡Lo has captado de maravilla, sin mí no se mueve nada!
-El padrino: ¡Un campeón!
-El Viejo Martin: ¡Que va, un galáctico!
-La secretaria: ¡El más de lo más!

-El jefe: Os agradezco vuestras bonitas palabras, pero „ es modus in rebus” como bien dijeron nuestros ancestros. ¡Yo soy más bien por equilibrio, por equidistancia, por colaboración y por fe!
-El padrino: ¡Parra, parra, que nos vuelves locos! A todos.
-El jefe: ¿Por qué? ¿Se puede saber?
-El padrino: ¿Y yo que se? Cuando empiezas a enumerar me das nauseas.
-El paisano: ¡Esperare! ¿No sabrán si el senior senador vendrá, o no?
-La secretaria: ¡Mirad! ¡Por fin, alguien serio!
-El jefe: ¡El senador vendrá! ¡Un poco de paciencia, que no hay moros en la costa!

-El Viejo Martin: ¡Quieres decir turcos!
-La secretaria: ¡Los turcos son nuestros aliados, pertenecen también al OTAN!
-El jefe: ¡Tonterías las justas! ¡Pero para que empleo yo buenos consejos si vosotros ni al senador escucháis!
-El padrino:(borracho) Mejor caya te la boca si no quieres que les cuente yo al senador quién eres y que haces.
-El jefe: ¿Y qué es lo que hago yo según tú?
-La secretaria: ¿Y qué dices que estamos haciendo nosotros, animal?
-El padrino: ¡Ir os a la mierda! No os metáis conmigo. ¡Os aviso!
-El Viejo Martin: ¡Mira que follón! ¡Y el senior senador está a punto de llegar!
-El paisano: ¡Eso está mal! ¡Cuando la cizaña se ensaña con los nuestros! ¡Y que senador bonachón tenemos!
-El Viejo Martin: La gente hablaba estos días de que el diablo se ha metido la cola entre nosotros, que el odio reina sobre nosotros, que no los miembros del partido no se están entendiendo…
-El padrino: ¿Pues, que queréis, unanimidad? Esto ha sido. Pertenece al pasado. Ahora hay cosas que arreglar, batallas que dar. Quiero que me entendéis…No es fácil gobernar. ¡Algunos no saben manejar bien las riendas…Se piensan por lo menos apóstoles sino dioses!
-El paisano: ¿Está hablando del jefe de gabinete?
-El Viejo Martin: ¡No te metas, por favor! ¡Bastante se ha metido el Diablo!
-El padrino: ¿O sea me he aliado con Satanás, esto estas diciendo?
-El jefe: ¡Mira tú! Estos están relacionados con la elite Que tal padrino, eres tertuliano. Por qué te estas poniendo en evidencia. Así sabrá el senador que tu eres el que trajo…
-La secretaria: ¿Que cuentas, el padrino trajo a Ali?
-El jefe: ¡Tu, esfúmate! Ve a comprar café o agua o más coñac. Unas dos horas no quiero verte más.
-La secretaria: ¡Esto es acoso laboral!
-El padrino: Pongo a Dios como testigo de que el jefe de gabinete es un hombre civilizado. ¡Todos nosotros somos hombres civilizados, pero donde miras topan tus ojos con mujeres!
-El jefe: Yo ya estoy harto. Me temo que me está quedando poca paciencia.
-El Viejo Martin: Buff ! ¡Si para usted es difícil!
-La secretaria: Me quejare a la Dirección de Derechos Humanos que sois misóginos, que por vuestra culpa la mujer no está bien vista dentro de la sociedad, no puede avanzar profesional…
-El paisano: ¡Madre mía que mujer! ¡Si mi mujer fuera como ella le partía la boca! ¿Que pasa, que la mujer es ser humano?
-El jefe: Oiga, senior, no tan rápido, si no queremos que el senador la UE nos venga encima. Que ya se está hablando que las cosas no van bien por aquí. Me refiero a la legislación y tal…
-El padrino: ¿Escucha hija mía, pero que necesitas demás? ¡Tienes un trabajo de puta madre!
-El jefe: ¡Sin acoso sexual, por favor si quieres conseguir algo tiene que ser consensuado!
-El paisano: ¿Viene el senior senador? (todos espantados)
-Todos a la vez: ¿Qué es? ¿De dónde sabes? ¿Qué es lo que se habla? ¿Qué dice la gente?
-El paisano: ¡No sé! Que Dios me lo perdone, ha sido solo una pregunta. Pero no tiene que venir el senior senador, que me parece que todos están esperando su llegada.
-El jefe: Que si, que vendrá. De momento se está descansando…
-El padrino: ¿Por esto le dijiste a la secretaria que marche de „compras” dos horas?
-El jefe: ¡Mira padrino, que yo te tengo un respeto, pero aun así te daré…No me calientes! No estamos solos y quiero que las cosas marchen bien. Nuestro jefe, el senior senador es un hombre hecho y derecho. Uno de los que no hay más.

-El padrino: ¿Y a que sirve?
-El jefe: ¿A ver, tu eres tonto o qué?
-El paisano: Yo no he oído tantas tonterías en mi vida. ¿Quizá no es aquí el gabinete del senador? ¿O la sede del partido?
-El Viejo Martin: ¡En el poder!
-El padrino: ¡Si sois tan pulcros al monasterio con vosotros!
-El jefe: No hay que exagerar. Yo me quedo a esperar a que venga el senior senador. Al final es el que manda.
-El paisano: Me es difícil entender que es lo que pasa.
-El Viejo Martin: ¡Ni falta que hace! ¿Tú eres de los nuestros?
-El paisano: ¡Si, de los nuestros!
-El padrino: ¿Y cuáles son los nuestros?
-El jefe: ¿Qué quieres decir? ¡Son miembros del partido!
-El padrino: ¿Y entonces porque son tan tontos?
-El paisano: ¿Tontos has dicho?
-El Viejo Martin: ¿Y yo también?
-El padrino: Todos, y me incluyo a mí mismo…
-El jefe: ¿Porque tienes que mezclarme con vosotros? ¡Yo no reconozco que soy tonto, no quiero y punto redondo!
-El padrino: Te ganaste este derecho. ¡Mantente firme!
-El Viejo Martin: ¡Espera, espera, espera! ¿Vosotros no conocéis tan poco vuestros derechos?
-El paisano: ¡Estoy decepcionado! Me marcho a reorganizar la organización.
-El padrino: Has una de mujeres también, que bien vez como va esto de la democracia.
-El jefe: No te dejes vencido. Yo y el senador pasaremos un día de estos…Prepárate, y cuida de nuestros hombres y mujeres, que sin ellos…
-El padrino: ¡Y sin ellas!
-El Viejo Martin: ¡Si lo estáis pintando tan bien yo mismo me daré de alta en esta organización! (Entra la secretaria).
-La secretaria: Séniores, el senador dice que no vendrá hoy. Os desea éxito en todo lo que os estáis proponiendo y os ruega que controláis nuestros hombres en los pueblos.
-El jefe: Date prisa para llegar a tu pueblo y organizar.
-El padrino: La organización…
-La secretaria: A lo mejor iremos nosotros también, para no enfadar al senador. Se necesitan apoyos…
-El jefe: ¡A la lucha!

Tercer acto
En la oficina el jefe de gabinete y el padrino.
-El padrino: Jefe me cago in la mar! Nos arrastró el senador por todos los pueblecitos de mierda.
-El jefe: ¡Bueno, padrino! ¡De vez en cuando hay que ir andando por los pueblos, a tomar el pulso al elector!
-El padrino: Escucha, yo estoy a favor de ir andando por los pueblos. Así trabajamos un poco el cuerpo sin pagar el gimnasio…
-El padrino: ¡Y el alma, tomando unos vinitos, comiendo un buen chuletón, e instruir unos desgraciados a elegir lo que conviene!
-El padrino: Y enchivar una lluvia de tomates, como nos ocurrió en el primer pueblo que pisamos. Creo yo que ha sido más que en la fiesta de tomatitos…
-El jefe: ¿Pero te diste cuenta del por qué?
-El padrino: ¡Sinceramente, no! Estaba un poco achispado…
-El jefe: Di que tenías los ojos pegados al culo de la secretaria!
-El padrino: (riendo) Tuche!
-El jefe: Paso lo que paso por que el senador se empeñillo a mostrar una estrategia nueva.
-El padrino: ¿No me digas, ¿cuál?
-El jefe: ¡La estrategia de la verdad!
-El padrino: ¿O sea?
-El jefe: ¡Trato de decirle a la gente como estamos nosotros, nuestro partido, administrando el país! ¡Sin tapujos, la verdad verdadera!
-El padrino: ¡Uiuiui que tontería más grande! Me estoy preguntando como hemos salido ilesos…
-El jefe: Si, la verdad cae mal al estómago. ¡No es fácil de digerir!
-El padrino: ¡Mira tu, yo no seguí el discurso del senador! Estaba en otro mundo…(babeando)
-El jefe: ¡El mundo de los culos bonitos!
-El padrino: Desperté con el bombardeo. Por lo menos un camión de tomates ha sido.
-El jefe: Bonita experiencia.
-El padrino: ¡Mala y singular!
-El jefe: Luego el senador regreso al sendero conocido y uso el texto estándar para semejantes ocasiones.
-El padrino: ¡A la gente tienes que contar solo lo que quiere oír!
-El jefe: En algunas plazas ha sido aplaudido, aunque ha sido abucheado en otros lugares.
-El padrino: ¡En la mayoría de los sitios!
-El jefe: No seas malo… (la secretaria entra echa una furia)
-La secretaria: jefe yo no piso más los pueblos estos olvidados de dios.
-El jefe: ¡La gente nos quiere allá!
-La secretaria: Y me paga la gente los zapatos, que me he estropeado tres pares de zapatos de tacón, pisando estos lares. Y lastime la falda que Ali me regalo.!
-El jefe: Por esto recibes un montón de dinero. ¡Un potosí, diría mi abuelo!
-La secretaria: ¡No me digas! ¡El dinero lo recibo porque trabajo como una mula en esta oficina de mierda y además paso por alto todas las miradas lascivas de los que vienen a mendigar algún puesto de trabajo bien pagado solo porque son miembros del partido! ¡Unos mirones asquerosos!
-El jefe: Un respecto, por favor que son nuestros electores no unos asquerosos mirones. No puedes expresarte de esta manera. ¡No tú!
-El padrino: Déjala en paz. Lleva toda la razón…
-El jefe: ¿Y por qué lleva razón, según tus teorías?
-El padrino: ¡Por que sí! ¡Es una tontería air andando por todos estos pueblecitos mugrientas y tener discursos académicos!
-La secretaria: ¿Y para quién?
-El padrino: ¡Para unos cretinos!
-El jefe : Seguidores.
-La secretaria: ¡Imbéciles!
-El jefe: ¡Electores!
-El padrino: ¡Animales!
-El jefe(gritando): Electores y seguidores! Esta frase hay que meterla muy bien en la cabeza. ¡Y gloria bendita!
(La secretaria y el padrino miran uno al otro y luego al jefe)
-El jefe: ¿Que miráis, tengo monos en la cara? ¿Tu guapetón vas a traer el café o te quedas como un pasmarote? (llaman al teléfono)
-El jefe: ¡Si diga me! Senior director de aduana, mucho gusto…Si le escucho, no le a gustado nada esta salida por los pueblos…es una porquería…Unos tontos… no senior elector no tontos…Oiga, simpatizantes no.…Que no está dispuesto a otra como esta, que es mucho polvo…Yo le entiendo, pero me reservo el derecho de pensar que va a reconsiderar. ¡Buenos días! (Entra el Viejo Martin)
-El Viejo Martin: ¡Si no me tomo un coñac algo, me muero!
-El padrino: ¿Qué te pasa hermano?
-El Viejo Martin: ¡Estoy como una cabra!
-El jefe: ¿Por qué?
-El Viejo Martin: (simulando un llanto) por tu crueldad…Me arrastraste por estos pueblos de trogloditas!
-El jefe: ¡Es el territorio de nuestra patria y los hombres que viven en estos pueblos son nuestros conciudadanos!
-El Viejo Martin (grita fuerte): No quiero más….
-El jefe: ¡Cálmate! Te pondré una Vodca no un coñac. ¡Es más fuerte! ¡Pero cálmate, por favor!
-El Viejo Martin: Y esto como se consigue, que estoy soñando por la noche que me pierdo por allá y no encuentro más que unos imbéciles que no saben indicarme regresar…
-El jefe: ¡Estos tiene que ser nuestros electores!

-La secretaria: Séniores, unos cafés (Ve la botella de vodca)
-La secretaria: Jefe , con su permiso tomare yo misma un trago de vodca. ¡Tengo los nervios a flor de piel!
-El padrino: No eres la única.
-El Viejo Martin: ¡Vamos a ver, yo, si oigo más de ir por los pueblos me vuelvo loco! Y no quiero. Por esto os digo de corazón: Hermanos, yo Martin no iré más…
-El padrino: ¡Ni yo!
-La secretaria: ¡Yo tampoco!
-El jefe: ¿Y que, tendré que ir solo yo y el senador?
-El Viejo Martin: ¡Si!
-El Padrino: ¡Si!
-La secretaria: ¡SSSS…!
-El jefe: ¡No! Ya me apuntare yo también a esta huelga. ¿Qué pensáis, que yo me muero por besar el culo de estos payeses? ¿Y después qué? ¡Vamos a mendigar directamente dinero en la puerta de las iglesias en vez de pedir votos, porque estos, tontos, imbéciles, trogloditas, elegirán a otros y nosotros vamos de cabeza al paro!
-La secretaria: ¡Vamos jefe, déjalo estar!
-El jefe: ¡No digas nada más, insensata! ¿Si vamos a perder las elecciones tu te quedaras aquí? ¡No guapa, que se corta el presupuesto!
-La secretaria(rabiosa): Me cuidara Ali!
-El jefe: ¡Ya me lo creo, te llevara a hacer de puta en Estambul!
(Entra Ali)
-Ali: ¿Estambul? ¿Se habla de Estambul? Mañana mismo yo regreso a Estambul. Tengo que ir a ver un médico. ¡No soporto los pueblos, mejor las ciudades, negocios se pueden hacer!
-El jefe: ¡Estimado Ali, te hemos necesitado allá para enseñar a la gente que pinta tiene un inversor extranjero!
-Ali: Por esta vez vale, pero otra vez Ali no ira. Mucho polvo, estrés, negocios no se puede hacer con un idiota de paisano.
-El jefe: ¡Un elector, Ali!
-El padrino: ¡Tiene razón Ali!
-La secretaria: ¡Tiene razón!
-El Viejo Martin: ¡Tiene razón!
-El jefe: O.K., os entiendo muy bien. Yo pienso lo mismo, pero no me puedo expresar de esta manera. Estamos todos conmocionados.
-El padrino: ¡Poco dicho!
-El jefe: Bien, vamos a dejar de lado estos estresantes recuerdos y tomar un bien venido descanso. ¡Lo que quiero decir es que, un tiempo, ya no iremos más por los pueblos!
-La secretaria: ¡Bravo!
-El Viejo Martin: ¡Bravo!
-El padrino: ¡Hura!
-Ali: ¡Demos gracia a Alla!
-El jefe: Hable con el senador ayer por las noches.
(Todos curiosos)
– Y que……
-El jefe: ¡El senador aprecia mucho vuestro trabajo y sugiera un pequeño descanso!
(Gritos de alegría)
-El jefe: ¡Por esto propongo en los siguientes tres días un descanso de paisanos!
-El padrino: ¿Qué?
-El Viejo Martin: ¿Qué?
-La secretaria: ¿Qué?
-Ali: ¡Ali no entender!
-El jefe: En resumen, propongo que tres días no dejemos entrar en esta oficina ningún paisano y ordeno: señorita secretaria en esta oficina no va a dejar usted a entras por un lapso de tres día ningún payes!

-El padrino: ¡Troglodita!
-La secretaria: ¡Animal!
-El Viejo Martin: ¡Idiota!
-Ali: ¡Paisano tonto!
-El jefe(lleno de alegría): Elector !
(Todos levantando las copas, brindando y riéndose satisfechos). Entra el Paisano)
-El Paisano: ¿Puedo pasar, senior jefe?
(Todos miran de mal humor al paisano, luego se miran cómplices entre si e todos a la vez sacan un zapato y lo lanzan al paisano entre gritos)
-¡Fuera, fuera!
-La secretaria: ¡Animal!
-El Viejo Martin: ¡Idiota! –
-El padrino: ¡Troglodita!
– Ali: ¡Payes!
-El jefe: ¡Elector!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s